general

¡Envuelva–se!

Asocia–se a IRN

Carreras y Puestos de Interno

Libros, Videos y Publicaciones

Listas para Noticias

Sobre IRN

Sobre Ríos y Represas

latinoamérica

 
 

Cuenca del Paraguay–Paraná

IIRSA

Los ríos de la Amazonía

Mesoamérica

otros idiomas

lista que envía

Suscríbase a nuestra lista de "Latin America".

contacto

1847 Berkeley Way

Berkeley, CA 94703

United States

Tel:

+1 510-848-1155

Fax:

+1 510-848-1008

E–mail:

 

Campaña de América Latina

Represas para producir electricidad, represas para riego, represas para el desarrollo.

English :: Portugues

Las grandes represas se convirtieron en monumentos impuestos por los dictadores militares que tomaron el poder en América Latina durante los años 50, 70 y 80. Represas famosas, como las de Itaipú, Guri, Tucurui y Yacyretá, se convirtieron en las piezas centrales de ambiciosos planes para explotar minas y crear industrias. También encendieron las bombillas en las cada vez más populosas villas miseria que rodean Asunción y São Paulo, en las que se hacinan las victimas de los conflictos por la tierra. Muchos ríos de la región fueron agredidos por estos proyectos y convertidos en escalones de lagos muertos. Los regimenes militares festejaron mientras los dólares llenaban sus arcas. Simultáneamente, la deuda de los países latinoamericanos con los bancos extranjeros aumentaba a una tasa delirante. El Banco Mundial hacia la vista gorda, empresarios inescrupulosos vendrán acero y cemento fantasma por millones de dólares.

La represa de Yacyretá, genera una deuda de US$10.000 millones y la de Itaipú una de US$20.000 millones. Al menos el 40 por ciento de la deuda externa de Brasil se explica por las inversiones realizadas en el sector eléctrico. Con toda seguridad, los dictadores sabían que no iban a estar cuando llegaran las facturas.

Millones de personas debieron abandonar sus tierras como consecuencia de la construcción de represas. Privadas de sustento, sin recursos alimenticios y con las aguas contaminadas, estas personas, en su mayoría campesinos, se empobrecieron aun mas a causa de estos supuestos "medios de desarrollo". Las imágenes del periodo de apogeo de la construcción de represas son deprimentes –micos gritando en las aguas anegadas, millones de hectáreas de selva tropical y otros ecosistemas sumergidos en las aguas negras y estancadas, familias indígenas desplazadas lejos de sus comunidades ancestrales y obligadas a vivir en lugares lamentables, peces flotando con el vientre hacia arriba, nubes de mosquitos y asesinos contratados para mantener lejos a los opositores que tomaban las calles para protestar.

La oposición fue brutalmente reprimida en numerosas ocasiones. En Guatemala fueron asesinados numerosos opositores a la represa de Chixoy. En Paraguay la policía apaleo a los ocupantes que construyeron chozas improvisadas sobre las costas del lago de Yacyretá. En Colombia continua la represión contra los opositores a las represas – lideres indígenas Embera–Katio están sendo secuestrados y asesinados.

Los planificadores del sector continúan agitando el fantasma de una crisis energética y del riesgo de un aumento de los apagones para justificar el retorno a la era de las grandes represas. Ya tienen la mira puesta en varios sistemas fluviales, con centros poblados que se hallan a miles de kilómetros, para construir represas, aunque ello suponga sacrificar a los ríos.

Pero el debate se ha extendido tanto que a los pescadores e indígenas que lucharon en contra de las primeras represas, se les ha unido ahora una vasta población urbana, que ha comprendido que ella también depende de las aguas limpias y puras de los ríos. Grupos de ciudadanos han empezado a adquirir la formación técnica necesaria para cuestionar los argumentos de la industria hidroeléctrica. Muchas luchas en contra de las represas incluyen la defensa de ecosistemas frágiles, reconocidos por su importancia planetaria. También involucran a las poblaciones indígenas que han tomado conciencia de sus derechos legales, y a otras poblaciones tradicionales, decididas a no dejarse despojar de las tierras que sus antepasados han ocupado por siglos. Muchas de estas luchas no tienen interés para los periodistas y activistas, pero pronto se oirá hablar mucho de estos fenómenos.

Sin lugar a dudas estas luchas en contra de las represas pondrán sobre el tapete mejores alternativas que los proyectos propuestos y que probablemente constituirán la base de un nuevo modelo energético en América Latina.

últimos adendos

Declaración de Fortaleza para una Nueva Cultura de Água

Lea la declaración del Primero Encuentro Latinoamerican para uma Nueva Cultura de Água.

diciembre de 2005

 
Información Adicional

Glenn Switkes, Latin America Campaigns Director

International Rivers Network

E–mail: glenns@superig.com.br

Phone: +55 11 3822 4157